4pelagatos

Una mirada desde el otro lado

Los guionistas del lamento sostienen que el Ecuador ha salido perdiendo de un arbitraje internacional que establece que el país debe pagar a la petrolera Oxy algo así como mil millones de dólares por haber declarado la caducidad del contrato que tenía con esa empresa en el 2006.
“El pez grande se come al pequeño” decía ayer Fánder Falconí, ex canciller y pensador de la revolución ciudadana en una columna suya publicada en el diario de gobierno El Telégrafo donde afirmaba, además, que el fallo “demuestra lo desprotegidos que estamos ante las transnacionales y sus instrumentos”.
Pero si uno hace un simple ejercicio de sumas y restas, resulta que el Ecuador no sale tan mal parado de este tema, al menos en el campo estrictamente de los ingresos y egresos de dinero. Incluso haciendo los cálculos más conservadores posibles, las ganancias en dinero son inmensas.
Si uno compara los 1062 millones de dólares que el Ecuador debe pagar a la Oxy con lo que significaron los ingresos por la venta del petróleo del campo que se le expropió a esa empresa, los guarismos parecen decir otra cosa. Según cifras publicadas por diario El Comercio en su versión impresa el 2 de noviembre, entre el 2007 y el 2014 se extrajeron del campo que era de la Oxy un total de 271’401 004 barriles. Si el promedio del precio del barril del petróleo se lo coloca en los USD 60 (cifra por demás conservadora) se tiene que entre esos años el país recibió algo más de 16 mil millones. El mismo El Comercio a finales del 2012, cuando aún no regía la Ley de Comunicación, sostenía que para entonces el Estado ya había recibido USD 12 700 millones.
Quienes han estado involucrados en el caso hacen cálculos más generosos. Iván Rodríguez, el ministro que anunció la caducidad del contrato durante el gobierno de Alfredo Palacio ha dicho en Ecuavisa que el Ecuador ha recibido, desde el anuncio de la caducidad, USD 22 mil 500 millones.
¿Quién sale perdiendo entonces? Pues si se hace un ejercicio tomando únicamente los datos de ingresos y egresos de dinero resulta bastante evidente que el Ecuador ha salido ganando. Y mucho.
Claro, si uno toma en consideración lo que el Ecuador perdió en confianza de inversionistas nacionales y extranjeros y lo que la caducidad significó para el fin de la negociación del Tratado de Libre Comercio con los EE.UU. el resultado seguramente es distinto. Pero esas son consideraciones que los guionistas del lamento no van a tomar en cuenta nunca jamás. Nunca.
Si tan solo le hubiéramos hecho caso al Fondo

Pero el tema del fallo arbitral, según el cual el Estado ecuatoriano debe cancelar a la Oxy 1062 millones, puede ser observado desde otros ángulos.
Uno es el de la irresponsabilidad y la soberbia. En octubre del 2006 el Fondo Monetario Internacional envió una recomendación al entonces gobierno de Alfredo Palacio diciéndole que hiciera un fondo para pagar un eventual fallo adverso en el caso. “Las autoridades deberían seguir acumulando una reserva para hacer frente no solo a fluctuaciones en los ingresos petroleros y desastres naturales, sino también a gastos contingentes, incluyendo un posible fallo en contra por parte del centro de arbitrio en la disputa con Occidental”, le decía el FMI al gobierno. Sin duda, en las palabras que usó en ese entonces el Fondo no había nada que ahora no sea visto como sensato y razonable. Pero ¿qué pasó entonces? Ardió Troya.
El entonces ministro de Finanzas, Armando Rodas, fue el encargado de expresar toda la furia e indignación que en esos días produjo la recomendación del Fondo. “Se meten a decir que deberíamos prepararnos para un resultado negativo judicial en el caso Oxy. De cuándo acá un organismo multilateral, del cual nosotros somos accionistas, se mete en temas judiciales a prevaricar y decir que el resultado va a ser negativo”, decía el indignado Rodas. “Ya es hora de que el país siga actuando de forma soberana y que eso sea respetado afuera. Por favor permítannos actuar de manera soberana”, agregaba anticipando ya la retórica anti colonialista setentera que habría de cobijar al Ecuador poco tiempo después con la revolución ciudadana.
Resulta pues que ahora, si se hubiera hecho lo que recomendaba el FMI en esos días, el pago a la Oxy no pasaba de ser más que una anécdota y en el caso de que el fallo hubiera sido positivo para el Ecuador, ese dinero hubiera servido para, por ejemplo, sostener la dolarización en estos tiempos de crisis. Bastaba, como dice el tuitero Ed Vera, destinar USD 3.91 por cada barril extraído de los campos de la Oxy para que aquello hubiera ocurrido.

El Ecuador, en realidad, no ganó declarando la caducidad del contrato con la Oxy. Lo que se pierde cuando se rompen contratos es muchas veces gigantesco en lo intangible, como en la confianza y la imagen. Hacer sumas y restas no siempre es lo más correcto. Pero quienes se lamentan ahora utilizando la perolata anti colonialista preferirían estar muertos a tomar en cuenta esos factores intangibles.
Los guionistas del lamento deben ponerse a hacer, al menos por un momento, unos pocos ejercicios de aritmética. A no ser que las matemáticas, en sus mentes emancipadoras, sean un perverso truco imperialista.

2 thoughts on “La Oxy perdió veinte a uno. ¿De qué se quejan?

  1. Fighter dice:

    Si el gasto corriente se financia con ingresos permanentes, osea lis impuestos y si la inversion se financia con los inmensos I gresos de la venta de petroleo, la orevunta es porque el inepto dé Correa ha endeudado al pais en la bicoca de 36 mil millones ? En donde esta la plata ?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Cotorreando

Con Laura de Jarrín

4pelagatos

Una mirada desde el otro lado

Longreads

The best longform stories on the web

The Daily Post

The Art and Craft of Blogging

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: