4pelagatos

Una mirada desde el otro lado

¿Qué puede haber de malo en sortear un cachorro? Todo depende. Hay sorteos en familias, en grupos de amigos o de personas interesadas en tener un perrito para cuidarlo y quererlo. Incluso pueden haber rifas y subastas entre personas que están dispuestas a pagar algo para tener un perro porque están dispuestas a mimarlos y cuidarlos.

Puede ser, también, que quienes se queden con el perro en un sorteo o rifa maltraten al animalito en cuestión. Pero ese es un problema independiente a la figura del sorteo o de la rifa, porque pueden haber personas que compren perros (figura no prohibida) y que terminen dándoles una vida atormentada. Es decir, prohibir que un perro sea sorteado no garantiza la felicidad del animal. En sí, sortear perros no tiene nada de malo. Lo malo son quienes son malos con los perros y eso no es un tema que se solucione con regulaciones.

Pero resulta que en el Ecuador sortear perros está prohibido. En efecto en el artículo 6, literal k, del Reglamento Nacional de Tenencias de Perros, vigente desde el 2009, se prohíbe “entregar perros como premios”.

Sin duda quien redactó el reglamento tenía el mejor de los propósitos, pero sinceramente la norma es absurda y hasta ridícula porque un sorteo en sí no asegura el maltrato del perro ni su felicidad. En general, regular temas como éste terminan siendo monumentos al absurdo.

Pero absurdo, ridículo y sin duda muy República Bananera es que el Presidente de la República, en cuyo mandato se ha aprobado la prohibición del sorteo de perros, precisamente haya hecho un sorteo de perros en un acto público, ampliamente difundido y financiado con fondos públicos.

En efecto, Rafael Correa sorteó este sábado a Iskun, un lindo chachorro golden retriever, hijo de sus apedigrados Segismundo y Melibea. Lo curioso del sorteo de Iskun no fue únicamente que haya desnudado los absurdos de regulaciones como las del Reglamento Nacional de Tenencia de Perros, sino que haya expuesto cómo el gran arquitecto del sistema regulador más asfixiante que haya conocido la historia ecuatoriana haya terminado siendo prisionero de su propia creación.

Si prohibir el sorteo de perros es ridículo, que un Presidente lo haga también lo es. Lo particular de este caso es que lo ridículo es apenas una pequeñez. El sorteo de Iskun fue además un acto reñido con le ley (aunque la ley sea absurda), pero sobre todo un hecho que pone de manifiesto, por enésima vez, el consuetudinario desconocimiento de lo que separa lo privado de lo público que caracteriza a la llamada revolución ciudadana. ¿Es éticamente correcto que un funcionario público utilice un acto financiado con fondos públicos para realizar actos que tienen que ver con sus actividades privadas?

Es evidente que, además de este abuso de lo público, Correa ha utilizado desde hace ya varios meses la tierna imagen de sus perros como artificio para adornar o ablandar la suya. Pero el problema no es únicamente ese. El que termine caricaturizando al país porque lo que hace es caricaturezco, también es un problema. Y no necesariamente menos grave.

5 thoughts on “¿Qué es más ridículo: un presidente sorteando un cachorro o un país que prohibe sortearlos?

  1. inti alvarado romero dice:

    Esa disposición tiene un impacto positivo en la vida de los animales: cambiar progresivamente la visión de que los animales no humanos son cosas de las que podemos disponer los animales humanos como queramos, inclusive rifándolos porque sí. No es algo subjetivo ni está a la merced de la opinión suya o la mía o la del público, sino que es un hecho científicamente comprobado que, señor, los animales No son cosas. Probable es que el Estado no haya tenido la intención de cultivar sensibilidad ciudadana sobre el valor de los animales, más allá de su precio; sin embargo, ese mensaje positivo se ha generado al llevarnos a reflexionar sobre el impacto de nuestros actos deliberados sobre la vida de seres sensibles y completamente vulnerables. Estos cuestionamientos son necesarios en una sociedad de paz y justicia, también son indispensables para la vida animal. En contraparte, sus cuestionamientos son simplemente la consecuencia lógica de vivir en una sociedad insensible hacia otras formas de vida.

    Le gusta a 1 persona

  2. Jorge Benalcázar dice:

    Si, los humanos podemos disponer de otros animales no humanos, si son de nuestra propiedad. Tengo un familiar que compra terneros, los engorda y los vende al cabo de meses, para ser faenados y proveer de carne a los humanos carnívoros; ha dispuesto de los animales como lo que son; animales de su propiedad. De dónde su argumento de que solo se puede disponer de las cosas?

    Me gusta

    1. Elizabeth dice:

      Tratar el tema de los animales para consumo de manera humanitaria y como seres vivos, requiere de mucha evolución, de acuerdo a su comentario puedo entender que usted los ve como meros objetos, pero no me voy a detener en ese punto sino al que se refiere específicamente el articulo de Martin. Para quienes trabajamos arduamente por el bienestar animal y quienes conocemos la triste historia de muchas mascotas, perros en este caso, nos llega muy profundo que todavía se los sigan tratando como meros objetos, olvidándonos que son seres muy inteligentes, capaces de razonar y de tener conciencia de si mismos y del entorno, cuando los rifamos estamos negando por completo esa cuestión y peor aun estamos promoviendo su maltrato, es verdad es probable que caiga en buenas manos, pero también es probable que no, y es por ese no, que seria mejor evitarlo. La mayoría de las mascotas que han sido compradas conscientemente por sus futuros propietarios terminan en la calle, no se diga algo que le llego de suerte. Y el propósito de la prohibición de rifarlos se va precisamente hacia ese punto, tratar de evitar un posible maltrato. Tal vez para Martín le parezca una ley insulsa y sin sentido, sin embargo en una sociedad que no es educada con respecto al bienestar animal, hasta cierto punto es necesaria, mientras cambiamos de fondo no podemos dejar de pensar en aquellos seres que están, lamentablemente indefensos ante nuestros actos.

      Me gusta

  3. Shady Heredia Santos dice:

    Quisiera verlo decir lo mismo si el sorteo fuera de una persona. Como saben, en la antigüedad se sorteaban esclavos, se vendían, se regalaban y ¿esto era correcto? Quizás para esa época. Pero hubo gente que luchó por los derechos de los esclavos a ser considerados como iguales y es por esto que la esclavitud quedó prohibida. Ley que en la actualidad también podría parecernos un “monumento a lo absurdo”. Eso es lo que se pretende con las regulaciones. Hacer ver que los seres vivos (independiente de su forma, color, especie, género, etc.) tienen derechos y se merecen un trato digno, no el de simples objetos que podemos manejar a nuestro antojo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Cotorreando

Con Laura de Jarrín

4pelagatos

Una mirada desde el otro lado

Longreads

The best longform stories on the web

The Daily Post

The Art and Craft of Blogging

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: