4pelagatos

Una mirada desde el otro lado

Imaginemos por un momento que no hay trampa en el tema de la transitoria a las enmiendas constitucionales que excluye al presidente Rafael Correa de las elecciones del 2017. Pretendamos, con toda la inocencia posible, que la decisión de ir adelante con el pedido de Correa de ser excluido de las elecciones es en firme y que la Corte Constitucional no dirá, como sospechan muchos, que la mencionada transitoria no puede correr y que, como consecuencia, Rafael Correa queda prácticamente obligado a ser candidato.

Asumamos, porque en efecto es perfectamente posible, que la decisión final es que Correa no será candidato a la reelección. Al menos en el 2017.

Si todo esto es así, entonces hay que preguntarse ¿qué hizo que Alianza País haya decidido prescindir de la candidatura de Correa?

La decisión no es fácil porque tiene costos muy altos. Sin Correa como candidato seguro las pujas por ser el delfín dejará heridas en Alianza País. Si bien Lenin Moreno aparece como el candidato más seguro, hay otras figuras que han trabajado con la mira en la Presidencia: Jorge Glas, José Serrano y Gabriela Rivadeneira, entre otros.

Ese no es el único costo. Los protagonistas de un régimen que ha gobernado sin fiscalización y con justicia propia sabe que si se mueven las fichas en el poder, hay posibilidades de salgan indeseables cuentas por cobrar. Por más que uno de los suyos sea el heredero, las posibilidades de ajustes de cuentas son siempre altas. Y eso no conviene.

El argumento oficial dice que la decisión se debe a una consideración ética de Correa, porque no quiere beneficiarse personalmente con la aprobación de la enmienda que establece la reelección indefinida. Esta razón, sin embargo, no puede ser más retorcida. Si en efecto Correa fuera una persona con ética política y si la ética gobernara su conciencia sobre lo público, su pedido de ser excluido hubiera acompañado a la iniciativa de las enmiendas desde el primer día. Ha pasado ya más de un año desde que surgió la propuesta de la reelección indefinida y apenas ahora, cuando está por aprobarse el informe para segundo y definitivo debate, Correa sale a decir que quiere una transitoria para no beneficiarse personalmente del artificio constitucional. ¿Por qué no lo hizo desde el inicio? ¿Por qué defendió tanto y por tanto tiempo la reelección indefinida y nunca dijo que se excluiría del proceso? ¿Recién ahora le aparece la ética? No hay mucho por dónde perderse: un ciudadano con sólidos principios cívicos hubiera hablado de no beneficiarse desde el primer momento. Y Correa no lo hizo.

Lo de ética política, entonces, no resiste la más mínimo lógica.

Uno de los motivos de mayor peso para la decisión del oficialismo tiene relación con la falta de potencia de la candidatura de Correa para una tercera reelección. Las encuestas muestran que, de entre todos los candidatos que están en el tablero el que mayor posibilidades de ser electo es Lenin Moreno. Y de largo.

Si bien Correa sigue estando mejor posicionado que los de la oposición, el caso de Moreno es excepcional, según un encuestador consultado. Es por mucho el que mayor aceptación tiene y, si las elecciones fueran ahora, es más que probable que gane en una primera vuelta. Si Correa corre, en cambio, es probable que gane pero inevitablemente llegará debilitado y muy difícilmente tendrá una mayoría legislativa. Y para él, gobernar sin todos los poderes es inconcebible.

Luego está el tema de la crisis. Los próximos años serán de estrechez económica y su modelo político está necesariamente engrasado con la abundancia. Es probable que gane, por ahora claro, pero ¿cómo gobernar sin los recursos con los que ha sido generoso?

El caso de Correa es la del piloto que ve que el avión o el carro que conduce no tiene combustible para llegar a su destino y prefiere renunciar al viaje. Es quizá una de las decisiones más sensatas que ha tomado en su carrera política.

Correa tiene las cifras no solo de sus posibilidades como candidato sino, y sobre todo, sobre la magnitud de la crisis que se avecina. Que el incendio lo apaguen otros, aunque quien lo ocasionó es él.

4 thoughts on “Si Correa no va de candidato es porque se le acabó el combustible

  1. Mientras Correa tenga el control absoluto del CNE y de la CC el será quien decida por todos los ecuatorianos

    Me gusta

  2. Rodrigo Salas dice:

    Si es como Pallares dice , me parece lamentable que Moreno , quien nunca ha cuestionado a Correa , sea el candidato más opcionado . Moreno ha sido copartícipe directo del Gobierno de Alianza Pais y debe pagar sus culpas por igual , no ser premiado con la Presidencia , lo que por otra parte garantizaría la continuidad e impunidad de los causantes del desastre actual de un país que nunca como en los últimos años recibió los mayores ingresos de su historia .

    Me gusta

  3. Franklin Lopez dice:

    Creo que Esopo lo dijo hace ya mucho, pero mucho tiempo, (Perdón por retomar la fábula.) Un zorro ve una parra y de ella colgando los racimos de uvas. Después de muchos saltos abandona sus esfuerzos de alcanzarlas, por lo que retira farfullando: ¡Las uvas están verdes!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Cotorreando

Con Laura de Jarrín

4pelagatos

Una mirada desde el otro lado

Longreads

The best longform stories on the web

The Daily Post

The Art and Craft of Blogging

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: